• Imprimir
  • enviar
  • Disminuir tamaño texto
  • Aumentar tamaño texto
  • Compartir

Iton Gadol N° 87

En ORT apostamos por un modelo colaborativo con la otras escuelas”

29.03.2011 09:55  |  Por Lic. Claudio Gustavo Goldman  | 


Adrián Moscovich.- Estamos transitando un buen momento para ORT porque estamos trabajando, con nuestro modelo educativo, en conjunto con los presentados por otras jurisdicciones o escuelas. Hemos tomado la palabra de los docentes de Santa Fe, que hablan de “modelos colaborativos” en los cuales cada uno le brinda a la comunidad educativa su pericia en una rama de la enseñanza. Para nosotros es central nutrir a la educación trabajando colaborativamente en el nivel secundario, aunque nuestra idea es llevarlo -a futuro- también al terciario.
La cuestión no es de todas las escuelas con ORT, sino que nuestro objetivo es que sea un trabajo de todos con todos y que ORT sea uno más de los invitados a la mesa. No lideramos el proyecto, ni firmamos convenios porque creemos en la palabra y los resultados. Hemos logrado que la escuela Natan Gesang capacite a nuestros profesionales docentes de las áreas Judaica, Filosofía y Sociales en Lashón (lengua hebrea) e Historia del Pueblo de Israel. Ellos tienen varios años de desarrollo en campos virtuales y enseñanza con dispositivos digitales.
Iton Gadol.- Pero Gesang no tiene secundario.
AM.- No, pero no tenemos una divisoria de aguas tajante entre el docente del secundario y el de la primaria. Trabajaremos este tema para nuestros docentes del Ciclo Básico, que es para alumnos de 12 a 14 años, porque pensamos que Gesang ofrece un desarrollo muy elevado y profundo, a escuelas con un abanico de materias como ORT. Reconocemos que algún alumno de 2º año de ORT no alcanza los niveles de desarrollo de su par de 7º grado de Gesang. Creemos que cuando el docente se capacita, hoy da clases en 1er año y de pronto puede darlas en 5º.
IG.- ¿Y qué recibe Gesang a cambio, en ese marco colaborativo?
AM.- A cambio le damos capacitación en educación tecnológica, que es nuestro fuerte y ORT la tiene incorporada en sus diferentes áreas del proceso de enseñanza-aprendizaje. Se trata del desarrollo de material didáctico en dispositivos virtuales y/o digitales que no sólo sepa manejarlos el docente de Computación, ya que todos sus alumnos saben hacerlo e interactuar.
IG.- ¿Esto empezaría ahora, en 2011?
AM.- Claro. Con Arlene Fern estamos trabajando desde 2010 con esto mismo.
IG.- Pero Arlene no va a capacitarlos en hebreo.
AM.- No, en la educación para alumnos con problemáticas de aprendizaje, que no necesariamente tienen que ser aquellos que no aprenden, sino algunos que tengan requerimientos distintos al resto. Ésta no es una materia en la cual nuestros docentes estén especializados, y no vamos a contratar un estudio de capacitación externo para algo que ya está probado en Arlene hace como 20 años. Tenemos alumnos con estas condiciones, que en el futuro terminarán siendo brillantes, haciendo estudios universitarios y consiguiendo trabajo, pero hay que saber cómo hacerlos llegar a ser exitosos.
IG.- ¿Hay otras escuelas con las cuales ORT esté colaborando?
AM.- Tenemos previsto trabajar con este mismo concepto con Bialik de Devoto, Tel Aviv, Beth, Marc Chagall. ORT no pide ni otorga cosas a cambio de nada. La idea es que hay pericia en cada materia y que cada uno tome lo que ya se hizo. Por ejemplo, Bialik de Devoto tiene un desarrollo del sistema de gestión de reducción arancelaria que le genera confort al padre y respeto a su solicitud, y nosotros estamos viendo cómo mejorar eso. Prefiero que trabajemos con lo que ellos saben y no contratar a alguien.
IG.- ¿Con todas estas escuelas el tema ya está cerrado?
AM.- Está estipulado de palabra. También podría hablar de la Escuela Hebrea Independencia de Tucumán, o de la de Santa Fe.
IG.- Se supone que la problemática, la población y el contexto del Interior, es diferente a los de la Capital. ¿Qué le pueden aportar Tucumán o Santa Fe a ORT?
AM.- La escuela Independencia hace un trabajo muy interesante en el área de Humanidades que nosotros también llevamos adelante y nos dio un avance y desarrollo muy importantes.
IG.- La idea es ganar tiempo y aprovechar experiencias.
AM.- Eso. Y también podemos hacerlo con escuelas alejadas de la red escolar, como San Andrés, de la cual obtenemos inglés. Lo mismo con las provincias de Santa Fe, Tucumán y algunas localidades de Corrientes, para sus escuelas estatales. Estamos comenzando a transitar el camino con el Ministerio de Educación de la Provincia de Córdoba, que se interesó en lo que llamamos “asistentes educacionales”, que es una reformulación del tutor que teníamos cuando estudiábamos.
IG.- Enseguida tiene una reunión con la gente de Beth. ¿Será una especie de primaria de ORT, como se está diciendo por ahí?
AM.- Estamos trabajando con Beth al igual que con el resto de las escuelas. Al día de hoy no hay un marco de absorción o fusión.
IG.- ¿Pero hubo conversaciones al respecto?
AM.- Si existieron, no fueron volcadas al seno político o ejecutivo de ORT. Tenemos una muy buena relación con la gente de Beth y estamos trabajando al igual que con Bet El y las otras.
IG.- Caduca la Ley Federal de Educación y con una reciente comunicación del Ministerio de Educación que dice que la primaria dura 7 años y la secundaria, 5, ¿por qué ORT necesita 7º grado? ¿Hasta qué punto son conscientes de que eso afecta y les genera un conflicto a las escuelas primarias? Es lo que más resquemor causa en la red escolar judía.
AM.- Es bueno dimensionar y dividir el problema en varios puntos. Nosotros estimulamos que los alumnos terminen su escolaridad en 7º grado.
IG.- Pero los alumnos dicen que es más difícil entrar a ORT en 1er año que en 7º grado porque son más complicados los exámenes.
AM.- Ocurre lo siguiente: el examen de 7º grado es de nivelación, porque se trata de nivelar los conocimientos de los diferentes colegios de los que provienen, y para el ingreso a 1er año es un examen de admisión, porque el alumno ya está en condiciones de meritar si sus saberes bastan para permanecer en una escuela como ORT, con tal diversidad de materias y una doble jornada. ORT tiene un problema de vacantes, y hoy ya tenemos inscriptos a 350 alumnos para 7º grado para un total de 450. Así que a la hora de conseguir vacantes, este año será tan dificultoso para 7º grado como para 1er año.
IG.- Está bien pero, ¿por qué necesita ORT un 7º grado siendo un secundario?
AM.- Es muy buena la pregunta. Somos un bachillerato técnico con orientaciones, y no un bachillerato normal. Si no tuviésemos seis años de escolaridad, deberíamos cambiar el plan de estudios. Históricamente ORT tuvo seis años porque tiene una cantidad de horas y materias que cubrir. Ahora bien, la escuela técnica tradicional, según las cifras que te dan los ministerios, tiene un problema de deserción y repitencia que duplica al de las escuelas de cinco años. Tan así es, que nosotros mismos estamos proponiendo, en las diferentes jurisdicciones y en el Consejo Federal, pasar a tener escuelas técnicas con orientaciones, que empiecen en 7º grado, porque, si no, el alumno terminaría 6º año con 18 años y ya está grande para un secundario, al mismo tiempo que le pedís que tenga responsabilidades ciudadanas. Adoptamos el modelo de escuelas de otras jurisdicciones: tomar el 7º grado como parte de la escolaridad secundaria. Aclaro que de los 420-430 alumnos de 7º grado, 70 provienen de la red escolar judía. Lo digo porque a veces parecería que nos llevamos los 7os grados de toda la red escolar. Pero quiero reconocer que si de esos 70 alumnos, 5 vienen de una escuela cuyo 7º grado tendría 15 chicos en total, la estamos perjudicando. No es descabellado decirlo.
IG.- ¿Y no se puede hacer un arreglo con esas escuelas para que se queden con los alumnos en 7º grado y garantizarles alguna ventaja o cupo para su ingreso a 1er año?
AM.- Este modelo colaborativo tendrá esto presente y haremos todo lo posible para no perjudicar a las escuelas pequeñas, no sólo de la red judía. Esos alumnos tendrán que rendir el examen de ingreso y no habrá diferencias con el resto.
IG.- Pero eso sería sólo para aquellas que entren en ese marco de colaboración.
AM.- Para nosotros, lo colaborativo es un todo. Reconocemos que le generamos un perjuicio a la escuela pequeña con un 7º grado de pocos alumnos, y ORT estudiará cómo resolver el tema. No está mirando para otro lado. Sé de que se trata porque estudié en Ramat Shalom (NdR: la última “escuela de frontera” judía, en el Oeste del Conurbano bonaerense, cerrada a fin del año
pasado) y trabajé dos años en la comisión que trató de salvarla. Pero esto no abarcará a las escuelas que tienen secundarias sumamente exitosas y tan buenas o mejores que ORT porque los papás deciden a qué colegio quieren mandar a sus hijos. Entendimos la preocupación de las entidades central sobre este tema y hemos estado trabajando durante el verano. Hubo reuniones,
mejores y peores.
IG.- ¿Y esa respuesta estará en marzo?
AM.- La inscripción a ORT para 2012 es en abril.
IG.- ¿Y antes de ello estará la respuesta?
AM.- No habrá una publicación, pero antes de abril verán los síntomas de que esto mejoró.
IG.- A la gente que tiene que saber qué decisión tomar en abril no le bastará con síntomas.
AM.- Lo sabrá, y a raíz de la respuesta, a la “calle” le llegará cómo se resolvió.
IG.- O sea que ORT no le pateará la “columna vertebral” a una escuela para que caiga.
AM.- No nos queremos quedar con escuelas, ni con 7os grados. Por otra parte, me preocupa que lleguen a 1er año, que sería el 2º de ORT, 400 alumnos de la colectividad judía que no provienen de la educación judía.
IG.- Si 70 alumnos vienen de la red, eso significa que los otros son judíos de escuelas no comunitarias o no lo son. ¿Qué porcentaje hay de cada uno de estos perfiles?
AM.- En 7º grado tenemos 420-430 alumnos y en 1er año, que para nosotros sería 2º, hay otros 450. De los 900 alumnos en total tenemos alrededor de 400 judíos que no provienen de nuestra red escolar. Y en el ingreso hay un 10% que no pertenecen a la colectividad judía.
IG.- ¿Solo un 10%? En la calle se dice otra cosa y hasta llegó a hablarse del 50%.
AM.- No, tenemos alrededor de un 10%.
IG.- Y ese 50% que no proviene de una escuela de la red, ¿elige a ORT como escuela judía o como una muy buena secundaria?
AM.- Creo que está repartido, aunque lo ven como una buena secundaria, y después es una escuela judía. Entonces, tenemos que hacer buenas escuelas para que estos 400 (padres) también te elijan. Pero no me importa por qué me eligieron, sino que hay un pibe.
IG.- O sea que ORT está recuperando a muchos chicos que no hicieron su primaria judía o la abandonaron.
AM.- Es la esencia de ORT. Me resultó muy grato cuando Shimon Peres estuvo en Buenos Aires y dijo que es judío aquel que les brinda educación judía a sus hijos. ¿Y quién se ocupa de esos 400 que no están yendo a la red? Esto también es importante, no sólo esos 70 (que dejan otras escuelas de la red).
IG.- De todos modos, sigue sin estar claro por qué ORT necesita un 7º grado a expensas del resto.
AM.- Es un 7º más exigente, con profesores en lugar de maestros, para cumplimentar el total de horas que necesito por el plan de estudios. Es un 1er año, sin más vueltas, que podrá tener un mayor seguimiento al alumno porque es más chiquito. Cuando el ministro de Educación de la Ciudad de Buenos Aires, Esteban Bullrich, estuvo en ORT dijo que querría tener varias ORT del Estado. Y lo mismo entendieron sus pares de Santa Fe, Tucumán.
IG.- De hecho, en Israel y muchos lugares del mundo la estructura es 6-3-3, en primaria, intermedia y secundaria, pero acaban de decir que quieren 7 años en primaria.
AM.- Una cosa es lo político y otra lo técnico. Tengamos en cuenta un dato importante: el gobierno nacional incorporó a ORT al grupo de élite de 20 mentes pensando el tan importante proyecto “Conectar igualdad” de una computadora por alumno, que depende directamente de la Presidencia.
IG.- Nadie discute la calidad de ORT, las escuelas estaban enojadas por lo del 7º grado. Hace años se decía que había algunas escuelas protegidas o beneficiadas para que sus alumnos ingresen a ORT. ¿Existe hoy algo de eso?
AM.- No, nada de eso. También dicen que ORT contrata empresas de marketing para captar (alumnos), y la verdad es que es toda carga pública para el docente o el asistente educacional, que difunde (la escuela) con la camiseta puesta y trabaja en la mejora continua de la calidad educativa. Se dicen muchas cosas que nos ayudan porque hablan de nosotros y la gente quiere
venir. Antes hablé de la preocupación que existió por parte de la AMIA y gente de la DAIA, todo el mundo preguntaba, y la verdad es que estuvimos trabajando durante el verano, en reuniones de gran provecho -algunas más confortables y otras menos, con más o menos discusión-, pero llegamos al buen camino de entender que todo es parte de esta cultura colaborativa de que estemos todos sentados para mejorar la educación. Hasta el presidente de la AMIA (Guillermo Borger) se preocupó por el tema y estuvo acá con el vicepresidente (2º, José) Scaliter en más de una oportunidad, trabajando en todo esto con lápiz y papel y sin traje ni saco. Y encontramos la solución. Fue muy valioso el aporte de Nissim Tawil, el director de Toratenu, con su capacidad reflexiva.
IG.- A propósito, ¿qué proporción de alumnos ortodoxos tiene hoy ORT a nivel secundario? Da la sensación que hay más que antes.
AM.- Dentro de la diversidad que tiene ORT, el alumno ortodoxo tiene un espacio de mucho respeto a su observancia. Tan así es que esta sede de Belgrano tiene su propio Beit Haknéset (sinagoga) desde hace 4-5 años, que fue una donación del doctor Feldberg durante su presidencia, en memoria de sus padres. La sede de Almagro ya lo tenía y lo estamos “aggiornando”.
Nuevamente le hemos pedido al doctor Feldberg que haga esa donación, y la hará para los chicos con mucho gusto. Tenemos un importante grupo de alumnos ortodoxos, lo que ocurre es que en la escala de 5.000 estudiantes entre las dos sedes el porcentaje se diluye. Tenemos una enorme cantidad de observantes porque hay un fenómeno (de una mayor religiosidad) que se está dando en el judaísmo. Los que comen kasher y respetan Shabat son un 30-40 por ciento de la población, y los ortodoxos que hacen tefilá los lunes y jueves con el Rab. (Daniel) Oppenheimer, que trae una Torá.
IG.- ¿El Beit Haknéset no tiene Torá?
AM.- Sí, pero prefiere traer una del templo de Moldes, y me parece bárbaro.
IG.- ¿Y qué porcentaje estima?
AM.- El 5 por ciento en cada sede. Dentro de los 5.000 alumnos se puede encontrar una muestra sociodemográfica de la colectividad judía, con chicos con o sin problemas económicos, etc. Tenemos una visión inclusiva para sacar al mejor alumno como egresado, y sería muy bueno que todos pudiesen ingresar porque nuestro desafío no es que los alumnos saquen 10 en todas sus calificaciones, sino que sean los mejores en su segmento cuando egresen. El 90 por ciento de nuestros alumnos siguen carreras universitarias.
IG.- ¿Y cuántos siguen en ORT para el terciario?
AM.- Muy pocos.
IG.- ¿Tiene alguna hipótesis de por qué pasa eso? ¿Se cansan de ORT o es un tema de perfil?
AM.- Creo que el perfil de la familia judía es que “mi hijo tiene que ir a la universidad”.
IG.- Gracias por las respuestas a los temas más importantes que se plantearon durante el verano.
AM.-  Me gustaría que nos plantee en futuras inquietudes porque algunas cosas que se digan quizá nos puedan ayudar a resolver algún problema. Te desafío a compartir un almuerzo el 20 de abril a ver dónde estamos parados.
IG.- Hecho.

 

ORT ARGENTINA cuenta actualmente con dos sedes, una en Parque Centenario y otra en Belgrano, de aproximadamente 15.000 m2 cada una. Dentro de su estructura edilicia, cuenta con espacios para el dictado de clases, aulas, laboratorios, talleres, instalaciones deportivas como gimnasios y natatorios, bibliotecas, comedores, una estructura administrativa, espacios destinados a los docentes y espacios abiertos que articulan los edificios que componen el conjunto educativo. Por el constante crecimiento de la matricula escolar y la trayectoria de una institución académica de prestigio en el país, ORT Argentina utiliza en todos los niveles, métodos novedosos de enseñanza.
ORT propone, como institución judía independiente en términos políticos ideológicos y económicos, brindar a la comunidad nacional un sistema de educación que comprenda los conceptos de Excelencia y Masividad, mediante el desarrollo de una formación integral en los planos ético, científico, tecnológico y físico-deportivo, con el objetivo de optimizar las posibilidades de sus alumnos de acceder a los estudios superiores y al mercado laboral.

 

  • Imprimir
  • enviar
  • Disminuir tamaño texto
  • Aumentar tamaño texto
  • Compartir

en las redes sociales

Facebook
Twitter
YouTube

newsletter

Reciba toda la información por
su casilla de e-mail.


Suscríbase desde aquí »

MANDE SUS DESEOS AL MURO

EDICION IMPRESA

Copyright 2010 ITONGADOL | Todos los derechos reservados

ezink | web applications