• Imprimir
  • enviar
  • Disminuir tamaño texto
  • Aumentar tamaño texto
  • Compartir

Hatzad Hasheni. El extremo antisemitismo en las escuelas de Berlín

09.01.2019 16:31  |  Dr. Manfred Gerstenfeld & Eva Odrischinsky  | 

 Itongadol.- Los alumnos judíos de las escuelas públicas alemanas son particularmente vulnerables al enorme antisemitismo del país.

En los últimos años se han publicado varios incidentes antisemitas extremos, de los cuales varios de los más graves ocurrieron en Berlín. Las autoridades alemanas están despertando lentamente al problema. En muchos casos, los presuntos perpetradores son hijos de inmigrantes musulmanes, en particular en Berlín, una ciudad que tiene las comunidades musulmanas y judías más grandes.

En Alemania, el antisemitismo ha aumentado en los últimos años en las redes sociales, en el dominio público, en el sistema político y en la sociedad en general. Mientras que los judíos alemanes a menudo intentan evitar los lugares donde el antisemitismo es peor, los alumnos de las escuelas a menudo no tienen esa opción, y en las escuelas alemanas han ocurrido varios incidentes antisemitas extremos. Al examinar varios de estos incidentes recientes en Berlín, podemos obtener alguna indicación de la gravedad del problema.

En abril de 2017, un alumno judío fue atormentado por compañeros de ascendencia árabe y turca en una escuela pública en el distrito berlinés de Friedenau. Se hizo conocido en los medios de comunicación como Oscar Michalski (su nombre se cambió para proteger su identidad). No solo fue insultado en la escuela, sino que un estudiante mayor le disparó con una pistola de aspecto realista. Ese estudiante también sofocó a Oscar hasta el punto de la inconsciencia.

La población de la escuela es aproximadamente un 80% musulmana, principalmente turca y algo de procedencia árabe. Friedenau no está considerada como uno de los barrios en los que los problemas de Berlín, causados ​​por los inmigrantes, son particularmente graves. Sin embargo, en el mismo vecindario en 2012, el rabino Daniel Alter fue severamente golpeado en una calle por cuatro jóvenes árabes en presencia de su hija de siete años.

El director de la escuela, quien enseñó matemáticas en la clase de la víctima, dijo que no estaba al tanto del problema. La administración de la escuela y el trabajador social ignoraron el asunto incluso después que los padres de la víctima les informaron de ello. Los padres luego trasladaron a Oscar a otra escuela. La emisora ​​pública franco-alemana Arte ha transmitido desde entonces un documental sobre la historia de Oscar.

El grado de atención de los medios que recibió este caso se debió, quizás, al hecho que el padre de la víctima, Wenzel Michalski, es el director de la sucursal alemana de Human Rights Watch. Se prestó poca o ninguna atención al hecho que la madre británica de Oscar, Gemma, es hija de un miembro de la Cámara de los Lores, el barón Wasserman, y una nieta del difunto Hugh Gaitskell, líder del Partido Laborista británico, y de su esposa judía la baronesa Gaitskell.

Otro caso de antisemitismo en una escuela de Berlín salió a la luz en diciembre de 2017. Ese mes, muchos años demasiado tarde, los políticos alemanes finalmente comenzaron a hablar sobre el antisemitismo musulmán debido a la quema pública de una bandera israelí hecha en casa por musulmanes en durante una discusión sobre el Medio Oriente. El caso al que hacemos referencia es el de una alumna judía de secundaria de 18 años en la Escuela Ernst-Reuter en el vecindario de Gesundbrunnen que oyó durante una discusión sobre Medio Oriente: “Hitler era bueno; él asesinó a judíos”. Otros estudiantes le dijeron al alumno judío: “Todos ustedes son niños asesinos” y “Todos deben ser decapitados”. A partir de ese momento, durante el recreo todos los días, el niño permanecía en el interior de la clase para su seguridad.

En marzo de 2018, una niña judía de segundo grado en la escuela primaria Paul Simmel en el vecindario Tempelhof-Schöneberg de Berlín fue acosada por su identidad judía. Su padre dijo que su hija había sido insultada y amenazada de muerte por alumnos musulmanes porque “ella no cree en Allah”. La ministra alemana de Relaciones Exteriores, Heiko Maas, dijo: “Cuando una niña es amenazada por antisemitismo, eso es vergonzoso e intolerable”.

También en 2018, el estudiante judío alemán Liam Rückert se mudó de Berlín a Israel porque había experimentado un odio desenfrenado hacia los judíos en su escuela pública de Jungfernheide en el barrio berlinés de Spandau. La escuela es conocida por ser problemática. El sesenta y dos por ciento de sus alumnos provienen de orígenes migrantes. Rückert dijo que se dio cuenta que tenía que ocultar su identidad judía cuando, durante una discusión sobre el conflicto en el Medio Oriente, un estudiante de origen árabe dijo que si hubiera un judío en la clase, lo mataría.

Rückert tenía un amigo árabe gay llamado Hussein, y los dos compartían sus identidades secretas. Una vez que se conoció la identidad judía de Rückert, fue constantemente insultado con palabras como “judío de mierda” y “mierda de israelí”. La escuela rechazó su solicitud de cambiar de clase. Su madre, que es de ascendencia israelí, dijo: “No recibimos apoyo de la administración escolar”.

En junio de 2018, se supo que en la prestigiosa escuela John F. Kennedy en el vecindario Zehlendorf de Berlín, un alumno judío había sido hostigado por otros alumnos durante varios meses. Los estudiantes de esta escuela son principalmente de familias de élite alemanas y de diplomáticos extranjeros. Un compañero sopló humo de cigarrillo en la cara del estudiante y le dijo: “Deberías pensar en sus ancestros gaseados”. En otras ocasiones, recibió notas de compañeros de clase blasonados con una esvástica. Una gran parte de la clase toleró el bulling o participó en él. También hubo incidentes antisemitas en la escuela dirigidos hacia una estudiante judía. La administración de la escuela dijo que no se habían dado cuenta de los problemas durante varios meses, pero tomaron medidas tan pronto como estos se conocieron. Al comienzo del nuevo año escolar, la administración planea introducir un programa especial sobre discriminación.

Franziska Giffey, la ministra alemana de asuntos familiares, jubilados, mujeres y jóvenes, dijo: “Muchas escuelas no quieren informar sobre el antisemitismo, la radicalización y el racismo y el odio público, porque temen la estigmatización”. El gobierno federal decidió enviar a 170 expertos contra la intimidación a ciertas escuelas seleccionadas que tienen problemas.

La evaluación de Giffey está respaldada por la socióloga de Frankfurt Julia Bernstein, cuyo innovador estudio sobre el antisemitismo en las escuelas alemanas desde la perspectiva de las víctimas se publicó en diciembre de 2018. Basada en 227 entrevistas, Bernstein concluyó que los maestros a menudo no reconocen la naturaleza antisemita de la cada vez más común palabra “judío”, y las administraciones escolares niegan el antisemitismo por temor a dañar la reputación de sus escuelas. En opinión de Bernstein, el uso frecuente de los saludos, las esvásticas y las “bromas sobre el Holocausto” de Hitler atestigua la rápida eliminación de los tabúes y la reducción de las inhibiciones.

Vladislava Zdesenko, uno de los nueve abogados judíos de Berlín que se han unido para ayudar a las víctimas del acoso antisemita y a sus familias, dice que no se puede permitir que la situación actual continúe. Las víctimas judías terminan cambiando de escuela mientras sus agresores permanecen en libertad y sin castigo. También señala que “los casos que llegan a la conciencia pública son solo la punta del iceberg”.

Las autoridades alemanas se están dando cuenta lentamente del problema y están empezando a resolverlo. Berlín creó un portal de información en línea para que los maestros los ayuden a tematizar el antisemitismo y, a partir del año escolar 2019, las instituciones educativas de Berlín deberán informar los casos de antisemitismo a la policía o las autoridades escolares.

A pesar de los esfuerzos loables recientes para combatir el problema, pasará mucho tiempo antes de que la mayoría de las escuelas alemanas traten efectivamente los incidentes racistas y antisemitas y educen a los alumnos contra la discriminación. Si los incidentes continúan ocurriendo, los perpetradores deben ser severamente castigados. Todos estos incidentes deben informarse a las autoridades y administraciones escolares, y los que no cumplan deben ser amonestados o reemplazados.



El Dr. Manfred Gerstenfeld es investigador asociado principal en el Centro BESA y ex presidente del Comité Directivo del Centro de Jerusalén para Asuntos Públicos. Se especializa en relaciones entre israelíes y europeos occidentales, el antisemitismo y el antisionismo, y es el autor de La guerra de un millón de recortes. Eva Odrischinsky es la investigadora del Centro Simon Wiesenthal para Europa Central y Occidental.
  • Imprimir
  • enviar
  • Disminuir tamaño texto
  • Aumentar tamaño texto
  • Compartir

comentarios

Deje su comentario







Por favor, ingrese el siguiente código y luego haga click en botón de envío. Gracias.

COMENTARIOS DE LOS LECTORES (0)

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Copyright 2010 ITONGADOL | Todos los derechos reservados

ezink | web applications