• Imprimir
  • enviar
  • Disminuir tamaño texto
  • Aumentar tamaño texto
  • Compartir

Hoy en la historia judía / Nace el Premio Nobel de la Paz René Samuel Cassin

05.10.2018 08:18  | 

  Itongadol/AJN.- René Samuel Cassin, uno de los principales inspiradores y redactores de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y galardonado con el Premio Nobel de la Paz en 1968, nació el 5 de octubre de 1887 en Bayona, ciudad del país vasco francés, y era hijo de una familia de origen judío.

Al iniciarse la Primera Guerra Mundial ya había culminado sus estudios universitarios en Derecho y en Ciencias Políticas y se enroló en el ejército de su patria, aunque tuve que abandonar el frente en octubre de 1914 y volver a la vida civil debido a que fue herido con gravedad. A partir de allí, ayudó a las víctimas de la guerra con la fundación en 1918 de la Unión Federal de Antiguos Combatientes y Víctimas de Guerra (Union Fédérale), institución que presidió desde 1922 hasta 1940.

Cassin ejerció numerosos cargos en el servicio público, en organizaciones internacionales y en ONGs, y en todos ellos marcó su impronta. En 1924 fue nombrado por el Gobierno como delegado francés en la Sociedad de las Naciones. Estaba convencido de la necesidad de evitar nuevas guerras mediante la creación de organizaciones internacionales, a la vez que era un ferviente nacionalista que afirmaba que Francia no era una nación como las demás: “Encarnamos un ideal de libertad, de independencia y de humanitarismo”.

Cassin presenció cómo surgía y resurgía el antisemitismo en Francia, al mismo tiempo que supo conciliar su patriotismo con su judaísmo. Como consecuencia de sus experiencias personales con el antisemitismo francés, se convirtió en uno de los impulsores de la Ligue des droits de l‘Homme (Liga de los Derechos Humanos).

Al igual que la gran mayoría de los judíos franceses de esos años, no se identificaba con los aspectos religiosos sino con los humanistas y, por lo tanto, era un defensor de los derechos civiles para los judíos basados en los ideales de la Revolución Francesa: libertad, igualdad y fraternidad. Cuando a principios de los año ‘30 visitó el Mandato Británico, esa identificación con los derechos civiles para los judíos junto con la posibilidad de fomentar su cultura lo llevó a adherirse a la Alliance Israélite Universelle, una organización que desde mediados del siglo XIX se dedicaba a construir y ampliar escuelas y otras instituciones culturales en las comunidades judías que había dispersas por el norte de África y Medio Oriente.

Cassin desde un principio supo lo que significaría el nazismo para el pueblo judío, pues ni bien llegó al poder planteó que “el objetivo principal de Hitler era el exterminio de los judíos, pero eso también era parte de un ataque a todo lo que representaba la Revolución Francesa: libertad, igualdad y fraternidad. En el fondo, el racismo de Hitler era un intento de eliminar los principios de la Revolución Francesa”. Pese a esta concepción, continuó representando a Francia en la Sociedad de las Naciones hasta que los jefes de gobierno de Gran Bretaña, Francia, Italia y Alemania firmaron el Tratado de Munich el 30 de septiembre de 1938. Consideró que haber aceptado lo solicitado por Hitler sólo era el preludio de la guerra, pues “el servilismo no trae la paz, sino que conduce a la guerra”.

Al ocupar Alemania el territorio francés, Cassin se unió a la denominada Francia Libre, liderada por Charles De Gaulle y se exilió en Londres, donde con otros funcionarios establecieron las bases de la futura Cuarta República: una constitución republicana que garantizaba los Derechos Humanos y la protección jurídica. Cassin representó a Francia Libre en la Conferencia de Ministros Aliados de Educación, que sería uno de los antecedentes de la creación de la UNESCO, entidad en la que también participó. Además, representó al gobierno francés desde el exilio en la Comisión de Crímines de Guerra, fundada por los aliados en 1943; y ya como funcionario del ministerio de Justicia de Francia, luego de la liberación en 1944, Cassin le otorgó a la justicia militar francesa la potestad de juzgar los crímenes nazis.

Al concluir la contienda bélica, Cassin presidía el Consejo de Estado (Conseil d‘État), uno de los cargos públicos más importantes del país, pues ese Consejo ejercía las funciones de un tribunal constitucional. Sin embargo, Cassin consideró más importante para él ser uno de los miembros de la Comisión de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en representación de Francia. Allí vio la oportunidad de establecer un nuevo sistema de paz sobre la base de los derechos humanos garantizados. Volcó todas sus energías en su nueva tarea y pronto se convirtió en uno de los líderes de la Comisión de Derechos Humanos, con el aporte de ideas fundamentales para la Declaración Universal y con una participación importante en su redacción, especialmente en todo lo relacionado con la educación.

El 10 de diciembre de 1948 la Asamblea General de la ONU aprobó la resolución 217 A(III): Declaración Universal de los Derechos Humanos (DUDH), con la integración un Preámbulo y treinta artículos, que recogen derechos de carácter civil, político, social, económico y cultural.

Mientras participaba activamente de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, creó el Instituto Francés de Ciencias Administrativas (IFSA) en 1947, que fue reconocido como una Asociación de utilidad pública. Allí se desempeñó como presidente y organizó numerosos coloquios que desarrollaron de manera consecuente la doctrina en derecho administrativo francés.
Por otro lado, presidió la Comisión de Derechos Humanos de la ONU desde 1954 a 1956 y fue uno de los fundadores de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

Entre 1959 y 1965 fue miembro de la Corte Europea de Derechos Humanos y pasó a presidirla entre 1965 y 1968. Ese último año fue reconocido con el Premio Nobel de la Paz por su permanente lucha por los Derechos Humanos. Además, Francia lo condecoró con la Gran Cruz de la Legión de Honor Francesa. Un año más tarde, en 1969, fundó en Estrasburgo el Instituto Internacional de Derechos Humanos. Falleció en París a los 88 años, el 20 de febrero de 1976.
  • Imprimir
  • enviar
  • Disminuir tamaño texto
  • Aumentar tamaño texto
  • Compartir

comentarios

Deje su comentario







Por favor, ingrese el siguiente código y luego haga click en botón de envío. Gracias.

COMENTARIOS DE LOS LECTORES (0)

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Copyright 2010 ITONGADOL | Todos los derechos reservados

ezink | web applications