• Imprimir
  • enviar
  • Disminuir tamaño texto
  • Aumentar tamaño texto
  • Compartir

Jabad. Ekev - Viboras y escopiones

11.08.2017 17:15  | 

 Itongadol.- Estimados lectores:
Esta semana leemos la advertencia de que en los días de abundancia y prosperidad los hijos de Israel olviden a Di-s. El siguiente versículo representa ese proceso.

Te condujo a través del desierto grande y aterrador, donde había serpientes, víboras, escorpiones y sed, sin agua para saciarla.

El desierto simboliza el exilio del alma en el mundo físico. El primer problema surge cuando consideramos al mundo como algo grande imposible de abarcar, los desafíos parecen imposibles de superar, nos sentimos ínfimos. Ahí pasamos al segundo paso, el terror. El mundo físico no solo es más grande que nosotros sino que nos aterra ¿Qué sentido tiene hacer el bien, ser espiritual o ser educado en un mundo tan salvaje?

En ese momento, nos pica la serpiente con su veneno febril, la tentación, el mundo físico tiene sus encantos. ¿Para qué ser honesto si todos roban? ¿Qué valor tiene ser fiel cuando todos son promiscuos? Cuando nuestra pasión por los placeres crece nuestra ética y moral disminuye hasta ser consumida por completo.

El veneno de la serpiente y la víbora por lo menos generan pasión por algo, pero el veneno gélido del escorpión paraliza, desensitiza por completo lo que nos quedará del espíritu divino. ¿Por qué me tendría que preocupar por el si yo puedo ganar arruinándolo? El escorpión termina por eliminar cualquier sentimiento positivo.

En algún momento nos sentimos sedientos, vacios y deprimidos sin nada que nos satisfaga. Probamos análisis, hobbies, más materialismo hasta el extremo del alcohol y las drogas, pero la sed sigue insatisfecha.

Y todo por considerar al mundo demasiado grande, al universo demasiado inabarcable. ¿Qué puede hacer un ser insignificante en un planeta de una galaxia pequeña que tenga alguna relevancia? Ahí nos olvidamos que si Di-s nos colocó en esta tierra es porque somos importantes y necesarios. Nos eligió para que transformemos ese arido desierto en la tierra prometida. Un pasito a la vez.

¡Shabat Shalom!

Rabino Eli Levy
  • Imprimir
  • enviar
  • Disminuir tamaño texto
  • Aumentar tamaño texto
  • Compartir

comentarios

Deje su comentario







Por favor, ingrese el siguiente código y luego haga click en botón de envío. Gracias.

COMENTARIOS DE LOS LECTORES (0)

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

en las redes sociales

Facebook
Twitter
YouTube

newsletter

Reciba toda la información por
su casilla de e-mail.


Suscríbase desde aquí »

MANDE SUS DESEOS AL MURO

EDICION IMPRESA

Copyright 2010 ITONGADOL | Todos los derechos reservados

ezink | web applications